Historia del Colegio - Colegio Ntra. Sra. del Pilar - Marianistas Jerez
15277
page-template-default,page,page-id-15277,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 

Historia del Colegio

El colegio de Humanidades San Juan Bautista

Juan Manuel Sánchez López de la Torre natural de Ruiloba (Santander), montañés de familia acomodada se traslada a Jerez donde hace fortuna como bodeguero y donde reside hasta su muerte en 1838. En su testamento manifiesta su voluntad de fundar un “Colegio de Humanidades” regido por Patronos. Con el capital y las instrucciones del testador se abre el Colegio el 18 de octubre de 1838. Los primeros Patronos fueron Don Juan Manuel González y Don Esteban González del Castillo. El primer local se abre en la calle Sevilla para pasar al año siguiente a la plaza del Mercado. El Colegio se autogestionaba y llegó a alcanzar gran fama en la ciudad.

Debido al clima político y a los problemas que empezaban a surgir con las autoridades públicas, aconsejados por el obispo de Cádiz, Vicente Calvo y Valero, los Patronos optaron por instituir el centro privado encomendado a una congregación religiosa para así asegurar el cumplimiento de la voluntad fundacional.

Se busca un nuevo local en la calle Porvera y los Patronos deciden su compra con ayuda del obispado de Cádiz.

En octubre de 1887 se firma el contrato entre la Compañía de María y los Patronos del Colegio San Juan Bautista de Jerez de la Frontera. El objeto es fundar un Colegio de Humanidades destinado a impartir una educación católica.

 

La llegada de los Marianistas a Jerez

Guillermo José Chaminade le tenía un especial cariño a España, en 1830, cuando la Compañía de María apenas contaba con trece años de vida, pensó en la posibilidad de fundar en este país. Para ello pidió a su amigo Luís O´Lommbel, que salía desterrado de Francia para instalarse en Jerez de la Frontera, que estudiase esta posibilidad sobre el terreno e incluso iniciara los trámites necesarios para que los marianistas fundaran en España. Probablemente no dio ningún paso en este sentido debido a las dificultades  a causa de la situación en España en aquellos años.

En marzo de 1887 llegó, por medio de M. Ortalá, la petición de fundar en San Sebastián. Días después de haber acordado en firme esta fundación llegó una carta del obispo de Cádiz en la que decía que todo estaba dispuesto en Jerez y que sólo faltaba que llegaran los marianistas, debido a unos malentendidos se aplazó la fundación un año.

Jerez estaba en plena expansión, contaba con sesenta mil habitantes, pero el aumento de población era continuo. Junto con el obispo Calvo y Valero y los patronos de la fundación Juan Sánchez deseaban ilusionados que llegara la apertura del colegio.

En 1888, Don Antonio Enjugier, Inspector General y don Luís Labrunie, ayudante del Económico General, viajaron a España para conocer el terreno. Entre algunos de sus viajes por España se dirigieron a Jerez de la Frontera, donde la compañía de María había decidido ya abrir el colegio en el mes de octubre.

Después de recorrer distintas partes de España, a primeros de septiembre, exactamente el día 6, llegan a Jerez de la Frontera cuatro marianistas. Eran el P. Delmas, el P. Juan Bourdel, Don Antonio Cubillo y Don Juan Causse.

Debido a las obras las clases no pudieron comenzar el 2 de octubre, fue aplazado hasta el día 9. Los religiosos, mientras tanto, se esforzaban por aprender la lengua del país en el que iban a trabajar. Llegado el día 9, se abrió el colegio con diecisiete alumnos. De ellos ocho eran internos, tres mediopensionistas y los demás externos. El curso terminó con cuarenta y dos alumnos.

 

La primera comunidad Marianista de Jerez

Once religiosos formaron la primera comunidad, jóvenes todos y uno solo español, Don Antonio Cubillo.

 

Los comienzos hasta nuestros días

Las instalaciones de la calle Porvera se estaban quedando pequeñas y los problemas surgieron desde el principio.

Bajo las órdenes del padre Delmas el espíritu de familia y  cordialidad en las relaciones reinó entre todos los integrantes del Colegio.

La primera vocación marianista surge en Don José Sánchez Millán, natural de Jerez. La buena relación del Colegio a través del Padre Delmas con los jerezanos se fue haciendo notable a lo largo de los años.

En 1898 surge un grave problema que pone en peligro la existencia de la Fundación Juan Sánchez y la permanencia de los marianistas en Jerez, las deudas contraídas con el Banco de España para la ampliación de instalaciones ponen en grave aprieto a los Patronos del momento. Como solución, el 7 de octubre de 1898 se cede mediante escritura el Patronato a la Compañía de María.

Otro momento difícil tuvo lugar tras el advenimiento de la Segunda República con la explosión laicista y anticlerical, 1930-31. En estos momentos delicados se suspendió el internado de alumnos. Para no perder el Colegio la dirección del mismo se cede a una sociedad anónima de tipo industrial, Compañía Jerezana de Cultura, S.A.

Después de la incertidumbre propia de los años de guerra, de los que el Colegio no sale del todo mal parado, el comienzo del curso 1937-38 es de gran afluencia de alumnos.

A partir de 1940 y ante el creciente número de alumnos se adquiere la finca de Santa Fe adecuada para actividades deportivas. Esto provoca un gran desarrollo de estas actividades y en octubre de 1940 el Pilar C.F. constituye su junta directiva. Posteriormente esta finca ampliada en varias ocasiones será la ubicación del futuro Colegio Nuestra Señora del Pilar.

En los años de posguerra la dedicación de una parte del campo Santa Fé como huerta y la ayuda de las Hijas de la Caridad de El Salvador, propiciaron la manutención de los internos del Colegio.

En 1943 durante el directorado del padre Ignacio Amurrio nace la Asociación de Padres de Familia.

A partir de 1946 con el directorado del padre Cayo Fernández de Gamboa se da un fuerte impulso a las actividades de la Congregación. Se crea un centro interno de Acción Católica, se organizan ejercicios espirituales en régimen de internado, las primeras comuniones, se celebra el aniversario de la muerte del padre Chaminade, se organizan tambien peregrinaciones al santuario de Nuestra Señora de Regla en Chipiona, etc.

Ante las nuevas necesidades cada vez más de espacio se hacen diversas gestiones dando al final como fruto la adquisición de la finca Santa Rosa, lindante con los terrenos de Santa Fe. Por fín y después de no pocas vicisitudes el 11 de diciembre de 1958 se puso la primera piedra a la que asistieron entre otros, D. Victoriano Pardo, como director del Colegio San Juan Bautista, D. Alvaro Domecq y Díez, como Alcalde de Jerez, D. Francisco Armentia, como Provincial de la Compañía de María, D. Fernando de la Cuadra y D. José Mª Pérez de la Mata, como autores del proyecto.

Gran parte del esfuerzo de la Asociación de Antiguos Alumnos estuvo dirigida hacia la construcción del nuevo Colegio, aunque ello no quito ápice para que se emprendiera otras empresas como la restauración de la cofradía de la Vera Cruz.

Desde 1959 hasta casi nuestros días hemos presenciado hechos como el desdoblamiento del Colegio San Juan Bautista en dos, el antiguo de la Porvera, que finalizará sus servicios en 1977, y el nuevo Colegio Nuestra Señora del Pilar que se inaugura oficialmente el 18 de marzo de 1962.

El Colegio San Juan Bautista de la calle Porvera en malas condiciones y falto de espacio, se decide trasladarlo definitivamente a los terrenos de Santa Fe para lo cual el 31 de marzo de 1976 comienzan las obras. El 16 de mayo de 1977 se imparte clases por  primera vez el nuevo Colegio San Juan Bautista.

Al comienzo del curso 1959-60 los primeros alumnos de Segunda Enseñanza se trasladan al nuevo edificio del Colegio Nuestra Señora del Pilar, son unos quinientos quince de los cuales más de cien son internos.

En 1968 se comienzan las obras del Polideportivo mientras el grupo scout Nuestra Señora del Pilar continúa desarrollando sus actividades. Como clausura del curso 1969-70 se celebra por primera vez un festival fin de curso.

En 1985 se celebraron las bodas de plata del Colegio con diversos acontecimientos.

En 1963 se inicia un proyecto que desgraciadamente no llegaría a buen puerto las Escuelas Padre Chaminade, cuya finalidad era la escolarización de los niños de barriadas pobres próximas al Colegio.

En julio de 1978 se reconoce oficialmente la Parroquia Nuestra Señora del Pilar. La nueva Parroquia surge de las de Santa Ana y San Benito.

Actualmente el Colegio Nuestra Señora del Pilar engloba en su denominación a todos los niveles educativos que antes comprendía San Juan Bautista mas los nuevos adquiridos, Educación Infantil, Educación Primaria, Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato.

El Colegio Nuestra Señora del Pilar forma parte junto con los demás Colegios Marianistas de España de la Fundación Educación Marianista Domingo Lázaro, creada recientemente en el año 2002.